El oncólogo Jorge Gallardo realizó una completa guía con recomendaciones para quienes están (o estuvieron) en tratamientos contra el cáncer. Lee esta valiosa información redactada por el creador de la Fundación Chilena de Desarrollo de la Oncología.

La pandemia por Coronavirus (COVID-19) se disemina muy rápidamente en el mundo entero. Es así como vemos que el número de personas contagiadas lo hace de manera exponencial, tanto en Latinoamérica como en Chile, donde ya alcanzamos la etapa IV.  

Su tasa de mortalidad es muy variable. En Italia, es cercana al 6,6% y, en general, al 3,4%. Sin embargo, entre los pacientes que requieren hospitalización la tasa es, en promedio, 15%.

Pacientes con tumores de cabeza y cuello; cáncer pulmonar y neoplasias hematológicas (leucemias, linfomas, mieloma múltiple) tienen un riesgo particularmente alto. También quienes se han sometido a trasplante de médula ósea y las personas en tratamientos activos»

Doctor Jorge Gallardo

En los comunicados del gobierno no se incluye a los pacientes con cáncer, pero se trata de un grupo con mayor susceptibilidad por dos razones. Primero, por una disminución de la inmunidad debido a la propia enfermedad y, segundo, por el estado de debilidad tras una cirugía; efectos inmunosupresores de algunos tratamientos (quimioterapia, corticoides y/o radioterapia) o por desnutrición.

Ahora, entre las personas con cáncer, quienes tienen un riesgo particularmente alto son:

Entre los pacientes de cuidado por el Coronavirus están quienes presentan tumores de cabeza y cuello.

Es importante destacar que NO TODOS quienes están en tratamiento contra el cáncer están inmunosuprimidos. Para protegerlos a ellos, a sus familiares y al personal de salud debemos desarrollar protocolos estrictos, que nos permitan la detección muy temprana de la enfermedad. Además, establecer las limitaciones a los viajes, a la sociabilidad de los pacientes, y respetar las reglas de cuarentena obligatorias para el personal.

Hasta ahora, la experiencia nos muestra que las personas con cáncer tienen mayor riesgo de complicaciones, de admisión en la UTI, y necesidad de apoyo de ventilador mecánico. Esta situación aumenta en pacientes que, adicionalmente, tienen más de una afección médica crónica como hipertensión o diabetes.

Quienes están en tratamiento activo contra el cáncer observan, presumiblemente, mayores riesgos que aquellos que están en remisión. Los pacientes en su primer año después del trasplante de médula ósea podrían presentar más complicaciones. Incluso quienes llevan más de un año, todavía se consideran inmunocomprometidos.

¿Cómo puedo prevenir la infección?

La forma más importante de protegerse es lavarse las manos a menudo con agua y jabón durante al menos 20 segundos. Si no hay disponibilidad, use desinfectante para las manos que contenga al menos 60% de alcohol. La mejor manera de limpiarse las manos, sin embargo, es con agua y jabón. Además de lavarse las manos con frecuencia, es importante:

Fuente: cancerlatam.com